Palacio de Verano

Jardín imperial de varias dinastías, el Palacio de Verano se convirtió en un refugio para escapar de los calurosos veranos de la Ciudad Prohibida

Utilizado como jardín imperial por varias dinastías, el Palacio de Verano se convirtió en un agradable refugio que la dinastía Qing utilizó para escapar de los calurosos veranos de la Ciudad Prohibida.

Con una extensión de más de 290 hectáreas, el Palacio de Verano está dominado por el Lago Kunming, que ocupa una tercera parte del terreno. En torno a la calma y la tranquilidad transmitida por el lago se suceden infinidad de templos, palacios y jardines que conforman un completo placer para los sentidos.

Qué ver

El Palacio de verano es muy extenso y sería posible pasar varias horas paseando para descubrir cada uno de sus rincones. Algunos de los puntos más interesantes son los siguientes:

  • Torre de la fragancia de Buda: Tras una vertiginosa subida a través de las empinadas escaleras, las vistas desde lo alto de la torre hacen que el ascenso haya merecido la pena.
  • Jardín de la Virtud y de la Armonía: El edificio de tres plantas utilizado como teatro, fue el escenario en el que la compañía de ópera de la corte realizaba sus representaciones para entretener a la emperatriz Cixi. A determinadas horas se pueden ver algunas representaciones y bailes tradicionales.
  • Calle Suzhou: Esta agradable recreación de una calle comercial que fue construida bajo las órdenes del emperador Quianlong está formada por pequeñas tiendas que ofrecen algunos productos tradicionales y otros más turísticos.
  • Jardín del gusto armonioso: Las preciosas edificaciones chinas se reflejan en el agua mientras una naturaleza salvaje lo envuelve todo en este rincón tan especial.
  • Gran Galería: El gran corredor cubierto que recorre 728 metros del Palacio de Verano está formado por vigas de madera decoradas con más de 14.000 pinturas que muestran escenas de la historia y la mitología china.

El lugar más agradable de Pekín

El Palacio de Verano de Beijing es uno de los lugares más especiales de la ciudad y conviene reservarle varias horas a su visita. Las preciosas edificaciones del palacio se mezclan con la naturaleza para ofrecer a sus visitantes un tranquilo refugio como el que disfrutaron en el pasado varias familias imperiales.

Horario

Desde el 1 de abril hasta el 31 de octubre: de 6:30 a 18:00 horas.
Desde el 1 de noviembre hasta el 31 de marzo: de 7:00 a 17:00 horas.

Precio

Temporada baja: 50¥.
Temporada alta: 60¥.

Transporte

Autobús: líneas 303, 330, 331, 332, 346, 374, 375, 384, 393, 394, 437, 469, 481, 634, 704, 712, 716, 718, 726, 732, 737, 801, 808, 817, 826, 834, 952 y 992.

Lugares próximos

Torre de la Televisión (9.2 km)
Villa Olímpica de Pekín (10.2 km)
Lago Houhai (11.6 km)
Torres del Tambor y de la Campana (12.2 km)
Parque Beihai (12.8 km)